Jacarandá Restó

resto-jacaranda

Jacarandá: nuevos procesos Carnes maduradas

En Jacarandá reina una nueva política de insumos, ligada a una nueva forma de interpretar el valor de los sabores y de los alimentos: todos los procesos se llevan a cabo de manera artesanal, sin apelar a productos industrializados.  Carnes maduradas en la propia cocina, coloraciones hechas con tinta de calamar, ensaladas servidas en vajilla comestible, salmón ahumado con astillas de madera aromática, semillas y vegetales en las preparaciones de la carta de verano, y ricas opciones para celíacos.

 

chefAlejandroVegadeJacaranda_thumb[2]

Bajo la inspiración del chef Alejandro Vega y la guía del creador del restaurante, Alejo Crispiani, el sello autóctono se impone en cada plato, pero con matices propios de Jacarandá. Las carnes maduradas se generan con dos procesos diferentes: macerado en condimentos de receta confidencial, con un grado de acidez equilibrada que a lo largo de cuatro días dejan la pieza tierna y gustosa; y envasado al vacío con máquina envasadora que, luego de un mes a dos grados bajo cero, da como fruto un producto único. En la nueva carta de Jacarandá las carnes más tratadas con estos procesos son la Entraña, que sale grillada con ensaladas frescas, y el Ojo de Bife de 400 gramos, que trae pesto de albahaca, hongos secos y batatas rebozadas y crocantes.

Pero además, hay Raviolones de salmón delicadamente teñidos con tinta de calamar, que se combinan con crema de langostinos en un correcto juego de negro y rosado. Aunque para algunos lo mejor sean las ensaladas, que entran cómodamente en sus bandejas comestibles hechas de masa crujiente tipo galleta, o los salteados al wok, con múltiples semillas y verduras crocantes.

Un nuevo punto de vista para los platos preferidos de los porteños, en Jacarandá.

En Del Barco Centenera 383 (Caballlito) / 4 432-4994/ www.jacarandaresto.com.ar

 

 

SONY DSC

Salmon ahumado de Jacarandá

Compartir